El tren fantasma y otros poemas por Ernesto Pérez Zúñiga en Buenos Aires Poetry

21744963_10159485909930372_23393749_o

Selección publicada en la página Buenos Aires Poetry por por PIPA PASSES.

Ernesto Pérez Zúñiga (1971) nació en Madrid, ciudad donde vive actualmente. Es licenciado en Filología española por la Universidad de Granada, ciudad donde creció y en la que realizó sus estudios desde la infancia.
Entre sus libros de poemas destacan Ella cena de día (2000), Calles para un pez luna (2002), Cuadernos del hábito oscuro (2007), y Siete caminos para beatriz, (2014).
Como narrador es autor del conjunto de relatos Las botas de siete leguas y Otras maneras de morir (2002) y de las novelas Santo diablo (2004), El segundo círculo (2007), El juego del mono (2011), La fuga del maestro Tartini (2013), y No cantaremos en tierra de extraños (2016). También ha publicado en Francia una novela corta, Écrit  le miroir (2016).
Colabora con distintos medios como El País, Cuadernos Hispanoamericanos o Zenda.

 

EL TREN FANTASMA

A mi lado en el tren, un asiento vacío.
Llevo un vestido tuyo.
Le pongo tu cabeza. Lo relleno
de periódicos tristes.
Y lo siento a mi lado con peluca.
Eres este muñeco.
Eres tu peor parte
para los pasajeros.
Te miro, te reprendo.
Vuelves los ojos
y los pones en blanco.
Y explota la cabeza que te puse
por fin.

(DE CALLES PARA UN PEZ LUNA, 2002). Sigue leyendo

La biblioteca de Ernesto Pérez Zúñiga en Zenda Libros

Foto por JEOSM

Foto por JEOSM

Publicado originalmente en Zenda Libros y firmado por JEOSM.

Ernesto es una persona con un corazón inmenso, no me refiero la amabilidad con la que me atendió, lo bien que me trató o el gran rato que pasamos juntos, disfrutando de una rica cerveza, esto me lo demostró viendo el amor con el que trataba a su compañera de piso y de vida, su preciosa perrita Molly, gran protagonista también en este reportaje.

Una persona sencilla, atenta y con la que me hubiese quedado charlando el día entero, aprendiendo y disfrutando de sus palabras y manera de ser.

Soy un gran amante de los animales, siempre que puedo me encanta retratarlos junto a las personas con las que conviven, no me gusta llamarles dueños, puesto que no sabría decir con exactitud quién es dueño de quién.

Foto: JEOSM

Foto: JEOSM

Ernesto tiene un gran amor por los libros, la literatura en general y por Valle-Inclan en particular. Sigue leyendo

El mayor espectáculo del mundo, por Ernesto Pérez Zúñiga en El País Opinión

Albert Gea / Reuters

Albert Gea / Reuters

Publicado originalmente el 1 de agosto de 2017 en El País Opinión.

Juguemos a contemplar España desde un mirador. Pensemos que no somos españoles, ni catalanes, ni siquiera europeos. Somos solo seres humanos que contemplan. En estos días es imposible apartar la mirada del procés, como resultó difícil en los años pasados permanecer indiferente ante la invención de este eufemismo que se fue imponiendo desde el ejercicio del poder hasta su canonización como mantra. El procés es más que una palabra, es un código depositado en el cerebro de miles de personas, una orden subvencionada desde el Govern e inoculada en los medios de comunicación y en el cuerpo de muchos funcionarios públicos para que ellos sean también proclamadores y ejecutores del mantra. El procés es una palabra sagrada, que exige fe y cumplimiento de un dogma, como hemos comprobado con la dimisión de Albert Battle porque insistió en ser árbitro de la legalidad. Su sucesor, Pere Soler, que practicaba su apostolado en Twitter, ahora predica como obispo de las fuerzas del orden. El procés es un imán que reúne a los adeptos y expulsa a los rebeldes. En Cataluña, se ve que no deberías disentir de la palabra. Se trata de una palabra impuesta. De la que, sin embargo, puedes beneficiarte. Sigue leyendo

Descubrir el olvido, por Ernesto Pérez Zúñiga en El País Opinión

1500288225_165044_1500291714_noticia_normal_recorte1

Publicado originalmente en El País, julio 2017.

La memoria perteneció a la generación de nuestros abuelos o de nuestros padres

Edipo el tuerto; artículo de opinión de Ernesto Pérez Zúñiga en El País

AFP

Leopoldo López, preso político venezolano. AFP

Publicado originalmente en El País Opinión en julio de 2017.

La salutación de Alberto Garzón, en Twitter, al preso político venezolano Leopoldo López, calificándolo como “golpista”, después de que este haya recibido la rebaja de su condena en la cárcel, sustituida por un arresto domiciliario, hace pensar de nuevo en la impactante ceguera de una parte de la izquierda española, que sigue sin condenar los gobiernos totalitarios que le son afines ideológicamente, como ya hiciera con los de Stalin y Castro.

Tras la cascada de respuestas asombradas, también en Twitter, la siguiente afirmación del líder Alberto Garzón es más sorprendente todavía: “No me gusta lo moral como criterio”. Estas palabras recuerdan, por opuestas, las que Max Aub escribió cuando logró regresar unos meses, al final de su vida, a la España de Franco, desde su exilio mexicano: “Para mí un intelectual es una persona para quien los problemas políticos son problemas morales”. Sigue leyendo

Tartini en el Bar “Q” de Shibuya, por Ednodio Quintero

Fotógrafo: María Ríos. Cortesía de Ednodio Quintero

Fotógrafo: María Ríos. Cortesía de Ednodio Quintero

Publicado originalmente en Tiempo Universitario en julio de 2017.

(Texto leído durante la presentación del libro La fuga del maestro Tartini, de Ernesto Pérez Zúñiga, FILUC 2013)

El narrador Ednodio Quintero leyó este texto en la 14.a edición de Filuc (2013), durante la presentación del libro La fuga del maestro Tartini: “Siempre quise escribir un relato que diera cuenta de mi sueño con Beethoven y el astronauta, inspirado en la sonata de Tartini. Y para mi alegría y contento, aparece este regalo de Ernesto: su última y estupenda novela”. Sigue leyendo

Imagínate, España, sin Orgullo, por Ernesto Pérez Zúñiga en El País

el pais
Publicado en El País el 6 de julio de 2017.

Cada julio cuento hasta el 18. Hay algo extraño en el aire, quizá porque España se siente incómoda en este mes. Quizá le sigue costando recordar con detalle. Podríamos imaginar, como antídoto, a Federico García Lorca paseando por Madrid, en julio de 1936, calibrando el viaje a Granada. Consideramos sus pensamientos a favor y en contra. Las portadas de los periódicos. La llamada de su madre. El deseo de regresar. Granada es la infancia, un lugar donde todavía no ha sucedido la historia. Recordamos el tomo de las obras completas publicadas que nuestros padres tenían en casa. Lorca era ya un autor querido, pero a veces ese cariño escondía sorprendentes contradicciones. Podía ocurrir que en un colegio de Granada algún alumno quitara importancia a la muerte de García Lorca (y, por tanto, a la Guerra Civil), porque había sido asesinado, no solo por motivos políticos, sino por una pretendida confabulación de venganzas entre homosexuales.

En estos días del Orgullo en Madrid podemos hacer otro ejercicio: qué habría hecho Lorca de haber tenido la suerte de compartir esta época. Nos lo imaginamos disfrutando de la sensación de no tener que esconderse, asistiendo a la cabalgata o todo lo contrario: preferiría huir del tumulto, a la misma Granada, donde escribir y amar sin ruido. Mirando el pasado de nuestras propias vidas podemos sentir el orgullo de vivir en un país donde gozar de la identidad sexual y de la libertad de pensamiento es un hecho inexcusable para gran parte de la sociedad. Sigue leyendo